Distintos tipos de distribuición para cocinas

Distribución en U ocupa tres frentes del espacio donde se encuentra, por lo que tiene claras ventajas:

  • Aprovecha todo el espacio disponible.
  • Un espacio central totalmente vacío (su principal atractivo para las colectividades) que permite, tanto introducir una mesa accesoria como conseguir.
  • Un espacio para la circulación muy amplio, para varias personas que estén trabajando, sin ningún tipo de problema posibilidad de preparación de varios platos sin que estos entren en contacto.
  • Posibilidad de que varias personas estén trabajando en la cocina en frentes distintos
Distintos tipos de distribuición para cocinas

Esto claro, cuando hablamos de una cocina grande, ya que las cocinas en U también son utilizadas en el caso de apartamentos pequeños con cocinas muy pequeñas, para así aprovechar todo el espacio posible ocupando las tres paredes, sin embargo, como os he dicho, su principal uso es en las colectividades.

La distribución en L consiste en ubicar la cocina en dos áreas en esta forma. Se crea de este modo un ángulo de noventa grados a lo largo de las encimeras.

Es un tipo de distribución ideal para cocinas pequeñas sobre todo cuadradas. En los casos de cocinas cuadradas al aplicar esta manera de diseño se crea un espacio para una mesa.

No existe distinción si la cocina es abierta o cerrada esta forma de distribución es válida. El caso de las abiertas es especial porque se consigue una mayor amplitud. Sobre todo cuando se compara con variantes de cocinas de diseño lineal. Debemos tratar de que la esquina del frente más largo quede junto al refrigerador y el horno.

Distintos tipos de distribuición para cocinas

Este tipo de distribución, como su nombre indica, implica crear dos lineales enfrentados a lo largo de los dos muros principales de la cocina, dejando el espacio central para circular y maniobrar o incluso pasar de un lado a otro.
Esta forma de distribución es ideal también para cocinas pequeñas y generalmente rectangulares, con la diferencia de que en este caso suele aplicarse a cocinas cerradas (no abiertas al comedor) o al menos no por uno de los frentes, ya que requiere colocar muebles a ambos lados de los muros. No obstante, en algunas ocasiones puede aprovecharse esta distribución para colocar la cocina en zonas anchas de paso, como pasillos grandes o zonas de acceso a terrazas o patios. En cualquier caso, deberá vigilarse que la zona central no quede muy estrecha para evitar el “efecto túnel” (salvo que así se busque expresamente en la decoración de este espacio).

En este tipo de distribución de cocinas, lo más habitual es que en uno de los frentes se sitúen los muebles altos de suelo a techo (frigorífico, columna horno-micro, despensa, armarios de limpieza, etc.) y en el otro la zona de aguas a un lado y la de cocción al otro. De este modo conseguimos un triángulo de trabajo cómodo y adecuado, con la ventaja añadida de que se evitan las incómodas esquinas, aprovechando al máximo la capacidad de almacenaje. es por tanto una de las opciones más cómodas que existen para trabajar en la cocina.

En ocasiones se intenta replicar la estética de los frentes a ambos lados para conseguir una perfecta simetría. En estos casos, se prescinde de muebles altos y se reduce a un frigorífico en esquina en uno de los lados y una columna de horno-micro justo enfrente, dejando el resto de los lineales para zona de trabajo, colocando la cocción en el lado de la columna horno micro y la zona de aguas en la del frigorífico. No obstante, la opción más cómoda es la comentada en el párrafo anterior, ya que al estar la cocción y lavado en el mismo lineal evitamos manchas o gotas de agua al trasladar los alimentos de un lineal al de enfrente.

Distintos tipos de distribuición para cocinas

En DOCRYS&DC te asesoramos sobre el tipo de distribución más aconsajable para tu cocina

¿Quiere que le llamemos?